Vivencias personales, historias conocidas y casos concretos dieron cuerpo a Vivan las mujeres, un grito de júbilo y de respeto, una orden y una señal de alarma. Fue el título y el lema inspirador de una campaña que impulsaron dos jóvenes curadoras de arte mexicanas, de Vértigo Galería, en asociación con Amnistía Internacional. ¿El detonante? Razones, desafortunadamente sobran, para involucrarse con una movida de este tipo. “Son temas dolorosísimos”, admite Clarisa Moura, quien junto con Abril Castillo, es una de las curadoras del proyecto base. “Aquí en México asesinan a siete mujeres por día (según los datos registrados). Ser mujer en nuestros países significa muchas veces saberte en un lugar de vulnerabilidad, pero también esto ha disparado que empecemos a hablar de otras puntas del tema, de la disparidad salarial, de la maternidad, del aborto legal, de los cupos de participación en la vida pública y el sector privado… En fin, creo que esto recién empieza pero si para algo sirven estos proyectos es para poner un granito de arroz y aportar desde donde sabemos hacerlo, desde la cultura. Queríamos dar voz a las que ya no están aquí para contarlo, dejar de hablar de números para hablar de personas, de mujeres, de historias y de nosotras mismas”.

Como ese juntarse no se agotó en una exposición de afiches y textos, como la voluntad de hacer correr el mensaje sigue activa, lo que primero se vio durante un año en el sistema de metro mexicano, más tarde llegó a la capital porteña y este mes se instala en el Centro de Montevideo. “Al ser Vivan las mujeres un proyecto ‘vivo’, en el sentido de que sigue itinerando y presentándose en diferentes espacios, el proceso de trabajo y selección ha ido cambiando”, cuenta Moura. Confiando en el poder de alcance de la disciplina, primero hicieron un llamado a diseñadoras, para luego abrirse a escritoras, periodistas y poetas. “La convocatoria siempre ha sido por invitación. Aunque no conocemos a todo el mundo, sabemos que esto se mueve muy rápido gracias a las redes de trabajo y que nos vamos conectando unas con otras. El proyecto empezó con unas 70 creadoras, luego fue invitado a estar exhibido en el Centro Cultural Recoleta de Buenos Aires en marzo de 2017 y allí realizamos una residencia con siete creadoras que se sumaron al grueso del proyecto, luego fue expuesto en el Centro Cultural de España de México en junio y allí volvimos a sumar voces. En estos momentos el proyecto tiene unas casi 95 creadoras y hemos invitado para su exhibición en Uruguay a diez artistas más. Así que, como verán, la cosa sigue creciendo”.

Ilustración: Adriana Quezada
Ilustración: Adriana Quezada
Ilustración: Ana Pez
Ilustración: Ana Pez
Ilustración: Elizabeth Builes
Ilustración: Elizabeth Builes
Ilustración: Isabel Gómez
Ilustración: Isabel Gómez

Sobre el proceso de selección, el profesionalismo y el compromiso de las participantes, la galerista observa: “Hay mujeres de distintas generaciones, creadoras que están ya muy empapadas en el tema del feminismo, de género, otras no, de hecho la exposición fue su acercamiento al tema. Como el proyecto parte de Amnistía Internacional México (AI) para una campaña aquí, les compartimos informes y datos duros sobre el trabajo que viene realizando AI en nuestro país, pero que no es ajeno a otros de América Latina, sobre todo. Consideramos que lo más importante era que cada participante abordara el tema desde una perspectiva personal: testimonial, poética, conceptual. Queríamos que las imágenes fueran puentes de experiencias. Podían basarse en una vivencia, una historia que conocían, etcétera. No queríamos caer en los lugares comunes, sino hacer comunidad”.

Ya que la exposición sigue caminando, se presentará este mes también en Casa Redonda Museo Chihuahuense de Arte Contemporáneo, aparte de haber hecho recientemente una especie de gira por escuelas de educación artística a nivel secundario del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, “donde además había habido dos casos de feminicidios de dos alumnas”, señala Moura. “Querían hacer una serie de actividades para que los chicos pudieran hablar y expresarse sobre el tema. Seguimos conversando con otros espacios interesados y esperamos, quizás, cerrar el proyecto con un libro que recopile toda la experiencia de estos ya casi dos años de trabajo”.

Más info

Vivan las mujeres llega a Uruguay coorganizada por Caro Curbelo y la Dirección Nacional de Cultura (MEC). Del 14 de marzo al 13 de abril en Sala Idea Vilariño, Cultura: San José 1116, de lunes a viernes de 10.00 a 19.00.

En todo este trajín dice que las experiencias no hicieron más que enriquecerlas, metiéndose de lleno en un tema para el que el movimiento argentino #NIUNAMENOS sirvió de referencia. “Creo que la exposición tiene dos partes, una que visibiliza el tema de la violencia claramente y otra —que, en lo personal, es con la que me siento más identificada— que es el empoderamiento. Hay mucha comunidad en las imágenes, en los textos. Hay un gran sentido de sororidad y de entender que va a ser la única forma de hacerle frente al patriarcado: ‘en bola’, como se dice en México, todas juntas”.

Así, actuando en equipo, organizaron en paralelo a esta muestra viajera una serie de talleres, charlas, lecturas en voz alta, impresión en vivo de carteles en serigrafía, y hasta impresión con tipos móviles, para lo que la gente escribía sus propias consignas. Y sigue Moura: “Proyectamos documentales, hicimos una residencia y generamos un fanzine. Hemos hecho y creo que haremos mucho más, porque cada lugar al que vamos tiene sus estadíos y sus preocupaciones en torno a este tema y eso hace que nunca sea de la misma manera”.

Ilustración: ISOL
Ilustración: ISOL
Ilustración: Valeria Gallo
Ilustración: Valeria Gallo
Ilustración: Cathy Burghi
Ilustración: Cathy Burghi

.