Tras la aplanadora avanzada de Netflix en el mercado del streaming de entretenimiento, varios son los jugadores que fueron apareciendo en la escena. Los servicios on demand no paran de crecer gracias a operadores internacionales como HBO Go, Fox Play, Hulu o Amazon Prime Video. El espectador es amo y señor y, en este segmento, Netflix resuena desde hace un buen tiempo como el gran duque del dominio. Pero, por diversas razones, aquella hegemonía terminó generando una grieta que nadie esperaba entre capitalistas y anticapitalistas.

Fue en ese espacio donde dos jóvenes cineastas norteamericanos insertaron Means TV, la primera plataforma de contenidos con espíritu socialista del mundo. “A los jóvenes de Estados Unidos ya no les gusta el capitalismo, y no tienen una plataforma en la que puedan expresar y consumir contenido acorde a sus posturas políticas”, anticipan Naomi Burton, de 29 años, y Nick Hayes, de 22, los padres de Means TV, el anti-Netflix, el Netflix anticapitalista.

Burton y Hayes no son desconocidos en la arena política. En 2018 fueron noticia, cuando se conoció que habían estado detrás de la campaña de la candidata demócrata Alexandria Ocasio- Cortez, que, contra todo pronóstico, ganó un lugar en el Congreso estadounidense y se convirtió en una dirigente de primera línea.

Ahora, Burton y Hayes apuntan directamente contra Netflix y aseguran que la compañía está financiada por capitales que aportan a la guerra, al imperialismo y a la colonización. “Lo que pasa es que dentro de sus accionistas hay empresas como BlackRock, que es una compañía de tecnología militar. Posee 10% de Netflix”, sentencian. No presentan pruebas, pero tampoco tienen dudas. Así es que, con una suscripción de diez dólares por mes, Means TV ofrecerá contenido a favor del socialismo y la izquierda, con material global, producciones originales y la participación de distintas personalidades de la comedia.

Por estos días el servicio todavía está en su etapa de financiamiento, pero ya funciona con acceso limitado en Estados Unidos, y hasta se puede ver por ahí algún contenido de corte gratuito. Precisan reunir un capital de medio millón de dólares para financiar sus contenidos anuales. “No vamos a tener accionistas ni nada de lo que tienen las otras plataformas hoy en día”, comentan. Y cierran, a la sazón, con polémica: “Nos interesan las personas que vienen de trabajar todo el día para su jefe y que no quieran ver algo individualista, como lo que muestra Netflix”.

Los medios de comunicación mundiales se refieren a su proyecto como “el Netflix anticapitalista”. ¿Cómo se sienten al respecto?

Bueno, puede ser. Lo que está pasando es que a los jóvenes de Estados Unidos ya no les gusta el capitalismo, y no tienen una plataforma en la que puedan expresar y consumir contenido acorde a sus posturas políticas. Entonces, decidimos crear un espacio para que los jóvenes que prefieren al socialismo por sobre el capitalismo tengan un lugar para expresarse.

Means TV
Means TV

¿Sienten que en el catálogo de Netflix hay algún contenido que no dialogue directamente con el capitalismo y que se salve de su crítica?

No, es más complejo: lo que pasa es que dentro de sus accionistas hay empresas como BlackRock, que es una compañía de tecnología militar, que posee 10% de Netflix. De esta manera, si ellos tienen en su agenda guerras, imperialismo y colonización, se va a ver reflejado en el contenido de, en este caso, Netflix, su plataforma.

¿Qué cineastas o realizadores audiovisuales tienen una visión parecida a la suya?

Las personas que elegimos para la producción de contenido son mujeres, comediantes y organizadores políticos independientes. Digamos que distintos personajes que han sido rechazados del estándar de Hollywood y demás. Si sos una mujer que dirige o escribe en Hollywood, es muy difícil destacarse. Por eso es algo muy importante para nosotros poder abrirles las puertas para que puedan mostrar aquí su contenido. Por ejemplo, trabajamos mucho con Sara June, que es una guionista y comediante de Los Ángeles que produce cortos y contenido web con temáticas anticapitalistas.

¿Ya tienen definido qué contenido va a formar parte de la programación?

Sí. Por ahora estamos con el tema de la campaña para reunir fondos, así que ya estamos compartiendo algo de contenido gratis a través del canal. Un ejemplo de lo que vamos a pasar es una especie de Los Simpson viviendo en una sociedad anarco-comunista luego de la caída del capitalismo. Será un contenido acerca de esta familia y su vida diaria.

¿Se imaginan un tipo de usuario que pueda consumir Netflix y Means TV a la vez?

El público al que va dirigido es directamente joven. Imaginamos un público en edad laboral en Estados Unidos y también en el extranjero. Nos interesan las personas que vienen de trabajar todo el día para su jefe y que no quieran ver algo súper militar e individualista, como lo que muestra Netflix. Creo que la mayoría de las personas miran Netflix porque es la plataforma más grande, entonces terminan consumiéndola de una u otra manera. Lo que podemos hacer es cambiar la forma en la que se ve el entretenimiento y, al mismo tiempo, cambiar ese concepto de entretenimiento.

¿Means TV será de carácter global o sólo funcionará en Estados Unidos?

Por ahora estamos creando subtítulos en la mayor cantidad de idiomas posibles, pero la idea es conectarnos con cineastas o creadores de contenido que sean al mismo tiempo trabajadores de todo el mundo. Nos interesa poder sumarlos al catálogo y, más adelante, poder financiar proyectos cinematográficos de este tipo de productores.

La suscripción va a costar alrededor de diez dólares. Algunos podrían sugerirles que, si son tan anticapitalistas como se proclaman, deberían otorgar el servicio de forma gratuita. ¿Están preparados para ese tipo de críticas?

Nunca vamos a tener publicidad, lo que significa que la propia gente va a financiar la plataforma. No vamos a tener accionistas ni nada de lo que tienen las otras plataformas hoy en día. Ese pago de diez dólares será la forma de mantener la plataforma y todo el contenido.

Nos gustaría tener un show como The Office, en el que todos se organizaran en contra del jefe.

¿Cuáles son los requerimientos para programar el contenido que estará en su plataforma?

El único requerimiento que tenemos es que sea entretenido y que sus intenciones sean protrabajador. Tampoco nos interesa que sean historias condescendientes ni en las que se maltrate al trabajador.

Concretamente, ¿con qué fin se creó Means TV?

Creamos Means TV porque verdaderamente pensamos que hay mucho poder en el espacio cultural y que, actualmente, muchas corporaciones tienen influencia directa sobre nuestro entretenimiento y los medios de comunicación. De esta manera, con Means TV quisimos empezar algo en lo que los trabajadores puedan elegir y crear el contenido que quieren consumir. Eso es lo que, hoy por hoy, nos diferencia del resto.