Saltar a contenido

José Gabriel Lagos

Hecho en Uruguay

Las cartas están ahí, detrás de unas vidrieras. Querido viejo (Vargas Llosa), Caro Ángel (Italo Calvino), Quwrido Ángel (JM Arguedas), Querido Angelito (Onetti), Querido amigo (Ernesto Cardenal, JE Pacheco, Manuel Puig), Estimado Rama (Rodolfo Walsh), Idolatrado Clodomiro Ezequiel (María Elena Walsh), Angelito (Darcy Ribeiro), Querido Angelote (Real de Azúa), Estimado amigo (JJ Saer), Señor Ángel Rama (Neruda), Ángel querido (García Márquez) o simplemente Querido Ángel (Cortázar, Carpentier, Octavio Paz, Antonio Candido, Roberto Fernández Retamar, Rafael Alberti, Antonio Cisneros, Carlos Monsiváis): así comienzan estas muestras de la apabullante red -material y no virtual- que Ángel Rama logró tender a lo largo y ancho de Latinoamérica, y un poco más allá también, unas cuantas décadas antes de la popularización de internet.
Foto principal del artículo 'Sale a la cancha Entre, un “espacio de cultura y política”'

Sale a la cancha Entre, un “espacio de cultura y política”

Se llama Entre y lo formaron Gabriel Delacoste, Valeria España, Lucía Naser, Diego León Pérez, Santiago Pérez Castillo y Gabriela Sánchez (varios de ellos colaboradores habituales de la diaria). Busca ser “un espacio para la discusión, la investigación, la formación, la creación, la acción, la divulgación y el encuentro entre mundos como el arte, la técnica, la academia y la militancia, para poner en común y en fricción sus lógicas, potenciándose mutuamente”.
Foto principal del artículo 'Reencuentro con Rama'

Reencuentro con Rama

El correo falla, los teléfonos escasean, los dictadores vigilan. Contra todo eso y más, el profesor uruguayo exiliado en Caracas trabaja en un proyecto ambiciosísimo: compilar una colección de 500 volúmenes que difunda analíticamente lo más significativo de la literatura y el pensamiento de América Latina. En Venezuela cuenta con el financiamiento del gobierno y con el recelo de los colegas. No importa: él teje redes afuera. Quiere cumplir con la demanda que lanzó José Martí en 1891: “Los pueblos que no se conocen han de darse prisa por conocerse”.
Foto principal del artículo '“El hermano mayor”, de Daniel Mella'

“El hermano mayor”, de Daniel Mella

El hermano mayor, que se presenta hoy a las 20.00 en Kalima (Durazno 1952), es un texto sobre el hermano como doble cuestionador, sobre la paternidad como destino feliz y a la vez abrumadoramente dañino, y, por supuesto, sobre la escritura como analgésico. Es también una novela breve prodigiosa, debido por lo menos a dos cosas.
FEDERICO MURRO, ilustración de tapa de Lento #13, de abril de 2014

Diez más tres

No teníamos tiempo. Habíamos decidido hacer una revista, habíamos estado esbozando cómo queríamos que fuera y trazamos un plan comercial, pero recién pudimos ponernos a hacerla a pocas semanas de la salida a la calle (durante las cuales, por si faltaran tareas, dos de nosotros volvimos a ser padres). Por esos días, también, en asamblea de cooperativistas, elegimos por votación que la revista se llamaría Lento. Eso fue hace exactamente tres años.
James Shapiro. Foto: Pablo Vignali

Entre la academia y el stand up

Sorpresiva y espectacular, la charla del lunes 29 tuvo todo lo que hace del profesor James Shapiro (Brooklyn, 1955) una combinación de erudito y estrella pop: anécdotas y bromas al servicio de una idea -la de que, a pesar de su valor perenne, William Shakespeare era un artista muy anclado en su época- cimentada en un enorme trabajo de investigación.