Ladrones viajeros en el Cono Sur

Entre fines del siglo XIX y principios del XX hubo una serie de ladrones de guante blanco que ocupó titulares en la prensa del Cono Sur y mantuvo ocupada a la policía de la región. En archivos de Buenos Aires y Río de Janeiro —donde es investigador de la Pontificia Universidad Católica—, el historiador argentino Diego Galeano reconstruyó varias de esas historias, así como su significado para la interconexión de las fuerzas policiales del continente. Lo que ofrecemos aquí es un fragmento del primer capítulo de "Delincuentes viajeros: estafadores, punguistas y policías en el Atlántico sudamericano" (Siglo XXI), el libro que Galeano publicó este año.

Vigilar y castigar

Leo en un diario argentino: “Murió el ladrón de 18 años linchado por vecinos en Rosario”. De inmediato hay quienes se atreven a diagnosticar. Una explicación de los hechos es: los discursos políticos y periodísticos que piden mano dura generan episodios de linchamiento y otras manifestaciones de una violencia popular, irracional, precivilizatoria. ¿Me permiten dudar de esta explicación? ¿Cuál es el caldo de cultivo de estos nuevos linchamientos que nos lastiman y exponen llagas? ¿Los discursos de un puñado de charlatanes y políticos oportunistas? ¿O la silenciosa trama de la violencia que se teje en las ciudades y sus contornos, día a día, al ritmo de lazos sociales corroídos?