Saltar a contenido
Un portón bloquea el acceso al enclave católico de Ardoyne, al norte de Belfast. Las barreras entre zonas católicas y protestantes adoptan la forma de muros, cercas, caminos y espacios libres.

Belfast: cómo padecer la juventud en una ciudad dividida

El norte de Irlanda sigue profundamente dividido entre católicos y protestantes, al punto de que numerosos muros dividen a las comunidades en conflicto. La sombra del brexit no ayuda.