Crónicas

Moriremos mirando

El 58o Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias en una crónica entre copas, reescrituras y desvelos.

Cómo terminar con una escuela norcoreana

Una historia de la época en que todo fluía entre Cuba y Corea del Norte.

Pesadilla universitaria

Un caso de suicidio en la Pontificia Universidad Católica revela injusticias del sistema educativo chileno.

La revolución no es una telenovela

Hilda Gadea —inteligente, culta y políticamente comprometida— fue para Ernesto Guevara la persona adecuada en el momento adecuado. Ernesto empezaba a convertirse en el Che. Hilda ayudó a moldearlo en ese viaje.

Cuatro movimientos para Celia

Celia de la Serna, la madre de Ernesto, tuvo una vida sellada por el amor, el movimiento, la maternidad y la militancia. De ella, descubrió la periodista cordobesa Sol Aliverti, el Che heredó el asma y la audacia.